Por una vida libre de violencias contra las mujeres.

•La violencia contra las mujeres continúa siendo una pandemia, y su casa el lugar más peligroso para ellas.
•El no reconocimiento al trabajo del cuidado no remunerado, también es violencia.

Bogotá, 25 de noviembre de 2018. En Colombia, La violencia contra las mujeres continúa siendo una pandemia en crecimiento: este año aumentó en un 8.5% con respecto al pasado, siendo la pareja o la expareja el agresor en la mayoría de casos, según informó Medicina Legal exponiendo el preocupante número de 6.013 mujeres asesinadas en los últimos cinco años. En su informe sobre violencia intrafamiliar del año 2017, de 77.610 casos registrados, 59.639 fueron contra las mujeres; de 50.072 hechos de violencia de pareja, 43.176 fueron víctimas las mujeres.

Este año la situación no es menor: el Informe preliminar de lesiones de causa externa de Medicina Legal correspondiente al periodo de enero a octubre de 2018, registra 65.736 casos de violencia intrafamiliar, de los cuales 50.120 son contra las mujeres; y de 41.724 casos de violencia de pareja, 35.894 son contra ellas.

“Estas cifras indican que su propia casa es el lugar más peligroso para las mujeres, donde son agredidas física, psicológica, sexual y económicamente”, manifestó la Representante a la Cámara Ángela María Robledo en el marco de la conmemoración del 25 de noviembre, Día internacional de la no violencia contra las mujeres, fecha por la que también participó de en la Cumbre de mujeres por el desarrollo del género, en la que vehementemente enfatizó que la violencia económica no solo se da por la brecha salarial del 17.5% según el DANE, sino que además el trabajo no remunerado del cuidado que aporta afectiva y económicamente obliga a las mujeres a levantarse entre las tres, cuatro de la mañana y ser las últimas que se van a descansar, siendo las rurales las más afectadas por trabajar el doble de horas no remuneradas en comparación con los hombres: “eso también es violencia, sobre todo cuando no reconocen esa labor que le aporta al PIB y dicen ‘mi mamá no hace nada’, o ‘usted es una mantenida’ cuando las mujeres disponemos desde muy temprano la vida para que el mundo se mueva”.

La Parlamentaria manifestó que continuará su trabajo legislativo para lograr las cuatro R en lo concerniente a la economía del cuidado: reconocimiento, reducción, redistribución y revolución en lo doméstico para conquistar lo que menos tienen las mujeres: “el tiempo libre para soñar y para vivir, porque su carencia es la mayor pobreza que tenemos” y agregó que el 25 de Noviembre es el día para decir “¡basta ya! tenemos derecho a una vida libre de violencias”.