Mujeres: por derecho nos corresponde una oportunidad en el poder, dice Angela Robledo

Quiero contarles que hace algunas semanas he propuesto, en diversos escenarios y medios, que el Partido Verde impulse y apoye de manera contundente la participación de las mujeres en los procesos electorales que se avecinan. Celebro que Antioquia se anticipe a este propósito fundamental para el fortalecimiento del Partido y de la democracia en Colombia que incluye, como ustedes bien lo vienen haciendo, una amplia convocatoria a “todas las mujeres que estén dispuestas a aportar a la construcción de un espacio político, coherente con los principios y convencido de los retos del contexto, y sobre todo que no declinen en la búsqueda de condiciones de equidad de género».

Quiero compartir con ustedes el  espíritu de la propuesta que ha inspirado mi labor como mujer Representante a la Cámara y que desearía continúe animando tanto estos procesos electorales como el reto de formación política para miles de mujeres colombianas. La poetisa nicaragüense, Gioconda Belli evoca la urgencia de construir una gran fuerza femenina que priorice las necesidades, condiciones, intereses e imaginación de las muy diversas mujeres que habitamos un país. El sueño de construir entre todas y de manera creativa estrategias para promover nuestros  derechos y el empeño por hacer realidad  la igualdad y  la justicia, me sigue desvelando noches enteras.

La tarea que quiero proponerles es que nos movamos a promover una mayor participación de mujeres en cargos de elección popular en las próximas elecciones.  Tomemos la delantera al reciente proyecto de reforma política, al impulsar un proceso de profunda transformación cultural que sea una base sólida para la posterior aplicación de esta ley.

Las convoco a todas, para que trabajemos estrategias que permitan que un mayor número de mujeres llegue a posiciones de poder en el Partido Verde. Contribuyamos al reconocimiento público de aquellas líderes que siempre trabajan rezagadas en múltiples tareas, apoyan a los candidatos y son invisibles en la sociedad, construyamos una propuesta desde nuestra esperanza para cambiar la realidad que vivimos.

Retomo las palabras de una mujer que en campaña invitaba a votar por el Partido Verde y que interpreta el sentir de muchas de nosotras:  “Las mujeres tenemos la gran responsabilidad de dar vida, somos creadoras y coautoras de la humanidad; tomemos conciencia de ese gran privilegio que a la vez nos da un gran poder. Hagamos sentir nuestra voz para que no olvidemos que nosotras y nuestro hijos e hijas tenemos derecho a lo mejor”.

Sabemos que las mujeres son las más pobres entre los pobres, el desplazamiento y despojo las afecta en mayor medida ya que esposos e hijos han muerto en la guerra; las cifras de desempleo, subempleo y empleo informal impactan en mayor medida a las mujeres; la jefatura femenina se ha extendido a tal punto que amerita sobrepasar los programas y plantear una política pública; las mujeres nunca contamos con tiempo para nosotras mismas. Necesitamos sentir que los territorios que habitamos son seguros y están diseñados también para nosotras. Queremos disfrutar de las ciudades, que la noche también sea nuestra.

Debemos estar alertas para evitar que la tragedia invernal que hemos vivido sea utilizada por los políticos tradicionales que ven en esta emergencia,  la oportunidad de convertirla en un nuevo negocio electoral.

Hace rato los hombres dilapidaron su oportunidad en el poder, nos corresponde ahora a las mujeres, quienes hemos venido gestando la mayor revolución pacífica del último siglo, acceder a este poder, no como salvadoras del mundo, ni más faltaba que ahora tengamos que arreglar lo que por tanto tiempo muchos han hecho mal, sino desde nuestra condición de ciudadanas comprometidas con la vida y el cuidado del planeta. 

Un abrazo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *