“Gobierno Santos se raja en atención a víctimas”: Ángela Robledo

Bogotá, mayo 18 de 2016

La representante a la Cámara de la Alianza Verde y Copresidenta de la Comisión de Paz del Congreso, Ángela Robledo, dijo que el gobierno del Presidente Santos debe comprometerse genuinamente con una política integral de atención psicosocial a las víctimas del conflicto armado y que hoy se estiman en más de ocho millones (8 millones – Registro Único de Víctimas, abril 1 de 2016) de las cuales sólo se han atendido doscientas mil (198.377 – Ministerio de Salud).

Y es que son más de ocho millones de víctimas por distintos hechos victimizantes que pasan por las 7.363.679 de personas que han sufrido desplazamiento; 1.047.491 que han sido asesinadas; 95.796 que han sufrido actos terroristas; 9.054, menores de edad vinculados a la guerra; 14.696 que han padecido delitos contra la libertad e integridad sexuales; entre otros, y que a cuenta de esta guerra llegan a 9.195.913 de hechos victimizantes.

A pesar de la magnitud de la catástrofe, el Ministerio de Salud a través del Programa de Atención Psicosocial y Salud Integral a Víctimas del Conflicto Armado (PAPSIVI), sólo ha atendido a menos de 200 mil personas, entre 2013 y 2016, lo que equivale al 2,5% de esta población, lo cual, por decir lo menos, resulta lamentable ya que existen distintos mandatos y leyes que abogan con urgencia por una atención integral para las víctimas.

Robledo denunció que antes de avanzar en una política pública de atención integral a víctimas el gobierno Santos ha retrocedido en la atención recortando el presupuesto y por ende disminuyendo las personas atendidas: “En el 2015 hubo un recorte presupuestal del 40%, al pasar de 25 mil millones en 2014 a 15 mil millones en 2015, lo que afectó negativamente la atención. Por ejemplo, en 2013 se atendieron 42.760 personas y en el 2014, 82.156. Teniendo en cuenta la reducción de recursos del programa, se prevé que al finalizar la vigencia de la Ley 1448, sólo se alcanzaría a cobijar una quinta parte de la población víctima prevista para ser reparada integralmente”. (Segundo Informe Comisión de Seguimiento y Monitoreo al cumplimiento de la Ley 1448 de 2011. Agosto de 2015)

La ausencia de una política pública de atención integral a víctimas del conflicto armado, la falta de continuidad en la ejecución del PAPSIVI, producto de las dificultades administrativas, precarios sistemas de información, demoras en la vinculación del recurso humano, ausencia de recurso humano experto e interdisciplinario, carencia de recursos suficientes para garantizar la atención en términos de cobertura, calidad y continuidad; descoordinación interinstitucional entre las entidades del orden nacional y las entidades territoriales encargadas de su prestación y la falta de continuidad en algunas regiones, entre otros problemas, generaron un rompimiento significativo en la confianza de las víctimas, que no encuentran sostenibilidad e integralidad en la atención para ellas, sus familias y sus comunidades, anotó Ángela Robledo.

En octubre de 2013 la congresista Ángela Robledo citó un debate sobre la atención psicosocial en el que anotó: “el Gobierno colombiano, en particular el Ministerio de Salud y Protección Social y la Unidad de Atención Integral a Víctimas, no han avanzado hacia una sólida política de Estado que asuma esa responsabilidad que por demás resulta inaplazable. Las víctimas tienen una herida invisible que se profundiza día a día con una atención precaria, inoportuna, ineficaz y que en muchas ocasiones las revictimiza, estigmatiza y violenta”.

Ángela Robledo recalcó que: “Es un hecho que el Gobierno viene desconociendo de tiempo atrás los distintos mandatos de la Corte Constitucional (Sentencias T-760 de 2008, Auto 092 de 2008, T-045 de 2010, y 009 de 2015), de la Ley de Víctimas (Ley 1448 de 2011), de las sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (9 en total referidas a masacres, asesinados y desapariciones) y de su promesa de que las víctimas estarían en el centro de la negociación para poner fin al conflicto que avanza en La Habana con la guerrilla de las FARC”, dijo.

La congresista Robledo aseguró que de acuerdo a estudios del Centro Internacional para la Justicia Transicional, la irracionalidad y deshumanización de la guerra marca de manera más profunda a los individuos y a las sociedades (…) y expone a las personas y comunidades a situaciones límite de violencia que generan en ellos procesos de deconstrucción y ruptura del tejido social, de pérdida del bienestar emocional y destrucción de sus proyectos de vida (…) y agrega que su abordaje debe tener una dimensión colectiva, tal como recomienda Martín Baró.

Consulte acá los documentos de Ángela Robledo para el debate citado en la Comisión Séptima de Cámara, asistió Paula Gaviria, Directora de la Unidad de Víctimas; el Ministro de Salud, Alejandro Gaviria, no se presentó.

PRENSA: 3202343806. MARGARITA SARMIENTO

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *