Missing image

Feminizar la economía y visibilizar el aporte de las mujeres al desarrollo

El Foro, que contó con la asistencia de organizaciones sociales, de mujeres, líderes locales, académicos y jóvenes, discutió en torno a la iniciativa legislativa de las senadoras Cecilia López (Partido Liberal) y Gloria Inés Ramírez (Polo Democrático), dirigida a medir la contribución de las mujeres al desarrollo económico y social del país, a través del trabajo doméstico no remunerado, mediante la aplicación de una encuesta del uso del tiempo y que se encuentra para sanción presidencial.

“Mujeres de todas las condiciones socio económicas estamos siempre ante la disyuntiva de la participación en la producción remunerada –opcional para algunas y vital para la sobrevivencia de otras- y la reproducción biológica y social, es decir, la crianza y educación de hijos e hijas y el cuidado de los demás miembros del hogar. La encrucijada entre la calle y la casa. Son dos economías, una en que las personas reciben salario por producir cosas que se venden en los mercados o que se financian a través de impuestos (Economía de los bienes), y la economía oculta, invisible: la economía del cuidado. La economía del cuidado es por supuesto la que realizamos, principalmente, las mujeres, sin distinción de edad, raza o etnia sin remuneración y también sin reconocimiento. El 60.6% de las mujeres económicamente activas se ocupan también de oficios del hogar, mientras que sólo 7.7% de los hombres lo hacen (DANE 2008)”, aseguró Robledo.

Los panelistas insistieron en que estas iniciativas deben ir acompañadas de cambios de comportamiento, educativos y culturales dirigidos a transformar hábitos, creencias y estereotipos, ya que la sobrecarga que tienen las mujeres obedece, en muchas ocasiones, a la ausencia de corresponsabilidad del Estado, las familias y la sociedad para redistribuir responsabilidades en la reproducción social, y también al poco reconocimiento que se tiene acerca de la importancia del cuidado y su impacto en el desarrollo de un país.  

Antanas Mockus y Cecilia López coincidieron en asegurar que además de un cambio cultural en la sociedad, las mujeres merecen un trato justo y equitativo en clave de equidad de género. 

“Es necesario feminizar a la sociedad y eso pasa por una institucionalidad fuerte que responda por las políticas públicas dirigidas a ellas y que nosotros proponíamos desde el Partido Verde. Hablamos de la importancia del crear el Ministerio de las Revoluciones Pacíficas, pero en este gobierno no se le ha dado la suficiente fuerza a crear o fortalecer esa institucionalidad”, aseguró Sergio Fajardo.

Ana Isabel Arenas y Javier Pineda, ambos economistas, coincidieron en que así como las mujeres accedieron al mercado laboral, les corresponde a los hombres apropiarse del escenario doméstico y asumir la corresponsabilidad en las tareas del hogar. 

Cifras sobre el trabajo de hogar no remunerado, señalan que del 100% de mujeres, 90% ha trabajado de manera no remunerada y sólo 55% de los hombres ha ejercido esta actividad. Valores que se invierten de manera dramática al revisar el trabajo remunerado: 72% de hombres lo hizo de manera remunerada frente a 43% de mujeres, en la misma categoría.  

Al cierre del evento Robledo afirmó que “mi interés en promover y convocar este foro es continuar trabajando desde la pedagogía, la agenda legislativa y política y fortalecer la democracia deliberativa.  Acercar las leyes a la ciudadanía, que las comprendamos, las interioricemos, y las hagamos hechos políticos cotidianos y una manera de exigir y acceder a los derechos. Si nos apropiamos de las leyes podremos hacerlas cumplir”.

El Foro se realizó en el Salón Boyacá de nueve de la mañana a una de la tarde.