“En Bogotá el metro no es un buen negocio para Peñalosa”, dice Ángela Robledo

“En Bogotá el metro no es un buen negocio para Peñalosa”, dice Ángela Robledo

Bogotá, febrero 15 de 2016

La representante a la Cámara y Co presidenta de la Comisión de Paz del Congreso, Ángela Robledo aseguró hoy que “el metro no es un buen negocio para Enrique Peñalosa porque impulsar Transmilenio sigue beneficiando a los grandes empresarios del transporte de los que Peñalosa hace parte”.

“En Bogotá no vamos a tener metro porque para Enrique Peñalosa el metro es un mal negocio.  La propuesta de Enrique Peñalosa desde que fue Alcalde de Bogotá, ha sido impulsar los buses rápidos, lo que hoy conocemos como Transmilenio. Ello lo llevó a conformar una gran corporación mundial con participación de Volvo, que promueve el uso de buses, que si bien pueden cumplir una tarea importante, es un mecanismo que colapsa como lo estamos viendo en Bogotá”, aseguró Ángela Robledo.

La congresista Robledo dijo que los bogotanos llevamos más de 70 años soñando con un metro que hoy con Enrique Peñalosa vuelve a convertirse en una enorme frustración para la ciudadanía bogotana: “El metro para Bogotá es un derecho ciudadano y un mal negocio para Peñalosa”.  

Robledo aseguró que distintos líderes y presidentes han tenido la responsabilidad histórica de sacar este proyecto adelante y que ha sido frustrado por intereses particulares y gremiales.

De acuerdo con la congresista de la Alianza Verde, “Enrique Peñalosa debería declararse impedido ya que como él mismo reconoce su trabajo en el mundo entero ha sido promover el uso de buses”, dijo  

Según un estudio de Aurelio Suárez de cada 100 pesos que pagamos en Transmilenio 90 van a los empresarios, 5 a los recaudadores y 5 al Distrito Capital.

Datos del economista Aurelio Suárez, recogidos en distintos medios de comunicación,  indican que para el 2015, el recaudo diario en Transmilenio era de 4.000 millones de pesos. Por cada $100, $90 son para dueños de buses, $5 para recaudadores y $5 para el distrito.

Según la Red de Veedurías de Colombia, citada por El Espectador,  “sólo en 2010 el recaudo de Transmilenio fue de $735 mil millones, pero el Distrito apenas facturó $41 millones. Pese a esto, sólo en gastos de funcionamiento, seguridad y aseo, Bogotá invirtió $102 mil millones. Eso sin contar con la inversión en construcción de las troncales: en la Fase I de Transmilenio la ciudad invirtió alrededor de $1 billón y en la Fase II, más de $3 billones”

Ángela Robledo dijo que “Peñalosa de manera irresponsable ha dicho que los estudios en los que se han invertido cerca de 65 millones de dólares y han dado como resultado 37 mil planos sobre estudios geológicos, geotécnicos, tipografía, servicios públicos, estudios urbanos y paisajísticos, tipología de las estaciones, diseño geométrico y puestos centrales de control de un sistema de metro, entre otros,  fueron hechos ¨lavándose los dientes”. Yo más bien creo que fue Peñalosa quien se lavó los dientes mientras revisó esos estudios”

Finalmente la congresista aseguró que “no puede ser que el negocio es para los privados y los gastos son para la ciudad: De acuerdo a información publicada por El Tiempo: En el 2015, las obras de reparación de la troncal de la Caracas costaron de 300 mil millones. Entre el 2003 y el 2015, Bogotá  invirtió 60 mil millones en arreglos”.

Las declaraciones fueron realizadas durante la audiencia El Mejor Metro para Bogotá,  citada hoy en el Congreso por el Senador Jorge Robledo y el representante Germán Navas del Polo Democrático.

PRENSA 3202343806 MARGARITA SARMIENTO

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.