Comparendo ambiental: el retorno de la cultura ciudadana. Por Juan Camilo Caicedo

IMG_20141012_123821-perfil-faceeLa decisión de colocar comparendos ambientales es acertada y necesaria, pues los bogotanos no hemos podido aprender a cuidar nuestro entorno. La ciudad cada vez está más sucia, las calles con el pasar de los días se llenan de material de construcción, bolsas, latas, y basura en general. No veo la hora en la que personas que practiquen este tipo de acciones que atentan contra el medio ambiente y la ciudad, pongan el grito en el cielo, pues se verá afectada su rutina, la cual les debe ser indiferente, ya que botan todo tipo de elementos a la calle, como si nada malo estuvieran haciendo. La gente dirá que para que multar con dinero, si se pueden hacer campañas pedagógicas o cívicas, sobre la importancia de no arrojar basura, como de cuidar a la ciudad, sin embargo estas campañas no tienen casi contundencia y resultados, debido a que la gente no regula sus conductas, salvo que existe una sanción ejemplar, que realmente les impida seguir desarrollando este tipo de actos.

La cultura ciudadana en Bogotá estuvo perdida alrededor de 20 años, sin embargo los intentos de la alcaldía de la Bogotá Humana, por retomarla, aunque con dificultades parece tener sus frutos. La alcaldía tuvo campañas como “conmuévete”, “amar es desarmarte”, “amor por Bogotá”, “basura cero”, la cual fue merecedora del premio de sostenibilidad urbana 2014.

El último intento por retomar la cultura ciudadana de la administración distrital fue “el comparendo ambiental”, con el cual se busca la regularización de las conductas de los bogotanos. Este comparendo ambiental puede responder a lo expuesto por el ex alcalde Antanas Mockus en esta frase “Primer anillo de seguridad, tu conciencia. Segundo anillo, si tu conciencia falla, tus vecinos, amigos y colegas. Si la autorregulación y la mutua regulación no bastan, policía y justicia. Pero en ese orden». Siendo la justicia la manera por la cual se regularán las conductas ciudadanas que atentan contra la ciudad. El distrito puso en vigencia el decreto 349 de 2014, el cual “se reglamenta la imposición y aplicación del comparendo ambiental en el Distrito Capital”, se busca que los ciudadanos eviten realizar 20 conductas: “1) presentar para la recolección, los residuos sólidos en horarios no autorizados por la empresa prestadora del servicio, 2)no usar los recipientes o demás elementos dispuestos para depositar los residuos sólidos, de acuerdo con los fines establecidos para cada uno de ellos, 3) disponer residuos sólidos y escombros en sitios de uso público no acordados ni autorizados por autoridad competente, 4) arrojar residuos sólidos o escombros en espacio público o en sitios abiertos al público como teatros, parques, colegios, centros de atención de salud, expendios de alimentos, droguerías, sistemas de recolección de aguas lluvias y sanitarias y otras estructuras de servicios públicos, entre otros, 5) arrojar escombros o residuos sólidos a humedales, páramos, fuentes de agua y bosques, entre otros ecosistemas, 6) destapar y extraer, parcial o totalmente, sin autorización alguna, el contenido de las bolsas y recipientes para la basura, una vez colocados para su recolección, en infracción a las normas sobre recuperación y aprovechamiento vigentes, 7) romper, rasgar, quemar o de cualquier otra manera dañar o destruir las bolsas y recipientes en que los residuos sólidos hayan sido almacenados o depositados para ser objeto de recolección, o abrirlos sin volverlos a cerrar debidamente, o extraer de ellos los residuos y dejar el lugar en que se produzca la extracción en un estado de aseo peor a aquél en que se encontraba, 8) presentar para la recolección dentro de los residuos domésticos, animales muertos o sus partes, diferentes a los residuos de alimentos, en desconocimiento de las normas sobre recolección de animales muertos de conformidad con las normas vigentes, 9) dificultar la actividad de barrido y recolección de residuos sólidos o de escombros, 10) almacenar materiales y residuos de obras de construcción o de demoliciones en vías y/o áreas públicas, 11) realizar quema de residuos sólidos y/o escombros sin los controles y autorizaciones establecidos por la normatividad vigente, 12) instalar cajas de almacenamiento, unidades de almacenamiento, canastillas o cestas de almacenamiento, sin el lleno de los requisitos establecidos por las normas vigentes sobre la materia, 13) hacer limpieza de cualquier objeto en vías públicas, causando acumulación o esparcimiento de residuos sólidos o dejar esparcidos en el espacio público los residuos presentados por los usuarios para la recolección, 14) permitir la deposición de heces fecales de mascotas y demás animales en prados y sitios no adecuados, sin la recolección debida, 15) no administrar con orden, limpieza e higiene los sitios donde se clasifican, comercializan y reciclan residuos sólidos, 16) disponer desechos industriales, sin las medidas de seguridad necesarias o en sitios no autorizados por autoridad competente, 17) no recoger los residuos sólidos o escombros en los horarios establecidos por la empresa recolectora, salvo información previa debidamente publicitada, informada y justificada, conforme a las normas vigentes, 18) no disponer separadamente para su recolección, los residuos reciclables de los no reciclables, 19) arrojar los escombros en sitios diferentes a los autorizados por la normatividad vigente, 20) arrojar basuras desde un vehículo automotor o de tracción humana o animal en movimiento o estático a las vías públicas, parques o áreas públicas”.

Las multas van desde cinco hasta veinte salarios mínimos vigentes, aproximadamente de $3´080.000 a $12´320.000, con estas multas el distrito busca que la ciudadanía le ponga fin a los malos hábitos que tienen los bogotanos al momento de botar la basura.

Esperemos que con esta medida los bogotanos sientan que el comparendo ambiental es un instrumento de cultura ciudadana, ya que por medio de acciones, costumbres y reglas, se busca la convivencia entre personas de una misma comunidad. Es oportuno recordar que las multas inician desde  hoy viernes 28 de noviembre,  y una vez más, ojalá aquellas personas que botan basura en las distintas calles de nuestra ciudad, se abstengan de volver a hacerlo, de lo contrario serán sancionadas con una importante suma de dinero, la cual los hará replantear si siguen ensuciando a Bogotá o no.

Twitter: @JUANCAELBROKY 

Por: Juan Camilo Caicedo M.

Nota: opiniones de nuestros columnistas invitados no pertenecen ni reflejan necesariamente la opinión de la Representante Angela Robledo. 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *