Centros de memoria piden inversión estatal

Centros de memoria piden inversión estatal

Actualmente en Colombia existen 20 lugares destinados a la memoria como iniciativas comunitarias y colectivas que requieren recursos

Bogotá, 2 de junio de 2016.

La red colombiana de lugares de memoria llamó la atención del Gobierno Nacional y de los gobiernos locales y regionales, sobre la necesidad de diseñar una política estatal que permita a las víctimas la verdad, la justicia, la reparación y garantías de no repetición que exige el posconflicto, así como la urgencia de que exista desde el gobierno una entidad que responda por la garantía de este derecho.

Durante la audiencia pública en el Congreso “El Deber de memoria del Estado y el derecho de memoria de los pueblos”, convocada por los congresistas Ángela Robledo, Alirio Uribe e Iván Cepeda, con el apoyo y la coordinación de Fescol, el Colectivo Socio-jurídico Orlando Fals Borda y la Red Colombiana de lugares de memoria, diferentes expertos, académicos y funcionarios dejaron claro que la memoria es un instrumento de las víctimas en contra de la impunidad, clave en el proceso de posconflicto y que servirá también para sentar los precedentes históricos que las generaciones futuras necesitan para cambiar la historia y construir paz.

Pese a lo relevante del tema, la mayoría de estos lugares no cuentan con financiación estatal y, sin ella, sus promotores creen que están condenados a desaparecer. Según los voceros de la red, esto contrasta con experiencias latinoamericanas en las que el Estado asume su deber de garantizar a la sociedad su derecho a la memoria. Este deber obliga al Estado a asignar presupuesto para estos lugares, pero quienes ejercen su derecho a la memoria, deben poder hacerlo con plena autonomía y el Estado asigna presupuesto porque es una de las formas de reparación simbólica contempladas en los procesos de transición hacia la paz.

Los actuales diálogos en La Habana, incorporan el Sistema Integral de Verdad, justicia, Reparación y No repetición, el cual contiene como herramienta fundamental para resarcir los derechos de las víctimas y de la sociedad, la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición.

Existen en diferentes regiones del país más de 20 de lugares físicos de memoria, asociados en red desde el 2015: Bosques de memoria como en Cartagena del Chairá, museos como en Caquetá, casas de memoria como la de Tumaco o museos itinerantes como el de Montes de María son sólo algunos de ellos. También son miembros de la Red tres museos y centros de memoria con financiación del Estado como el del Distrito de Bogotá, el de Medellín y el Museo Nacional de la Memoria (en construcción).

Expertos y congresistas coincidieron en que justicia y memoria van de la mano de un proceso de construcción de paz que tiene al centro a las víctimas. Es fundamental esclarecer los crímenes, castigar a los responsables y brindar a las víctimas una máxima reparación ya sea material, ya sea simbólica o juntas si es posible y ésta es una responsabilidad colectiva autónoma que debe liderar y financiar el Estado, no sólo para no revictimizarlas sino para que se pueda construir paz.

PRENSA: 3202343806. MARGARITA SARMIENTO

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.