Carta abierta de la Representante Angela Robledo al «Bolillo» Gómez

CARTA ABIERTA DE UNA FEMINISTA, E HINCHA DEL FÚTBOL, A HERNÁN DARÍO “BOLILLO” GÓMEZ

Apreciado Hernán Darío:

Le escribo desde mi condición de mujer, de feminista, y de persona que disfruta tanto del fútbol que fue quien enseñó a sus hijos a hacer sus primeros pases y, lo digo con orgullo, hizo de ellos buenos deportistas y practicantes de ese juego limpio que ha sido su impronta como jugador, y su enseñanza a los integrantes de nuestro seleccionado nacional.

Quiero en primer término decirle que creo sinceramente en el arrepentimiento que ha expresado por la agresión física cometida contra una mujer, y que según sus palabras tuvo ocurrencia en circunstancias que le hicieron “perder el control” de sus emociones y de sus actos. Lamentablemente en nuestra sociedad machista, que privilegia la agresividad sobre la palabra, la fuerza sobre la sensibilidad, y la violencia sobre el reconocimiento y respeto por las diferencias, todos los días se producen agresiones en contra de las mujeres, agresiones que tienen ocurrencia tanto en los espacios públicos como en los privados.

Las cifras muestran la magnitud de una situación inaceptable. Según datos del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, durante el año 2009 ocurrieron 73.450 casos de violencia intrafamiliar. Dicho de otra manera, cada mes 6.120 mujeres son víctimas de violencia en su contra. 201 al día. En otra manifestación de una misma problemática, cada año se producen alrededor de 18.000 casos de violencia sexual contra las mujeres. Y en el mismo período, se cometieron 128 feminicidios, esto es, homicidios cometidos por su condición de ser mujer.

Hernán Darío: Los actos tienen consecuencias.  El remordimiento y la vergüenza que ha expresado son algunas de ellas, casi siempre presentes en la justificación de la violencia masculina contra las mujeres. También lo será la eventual responsabilidad penal que puedan establecer las autoridades competentes. Desde mi posición, quiero invitarlo a hacer de esta difícil experiencia personal una oportunidad para el aprendizaje y el cambio cultural. En tal sentido, quisiera proponerle:

1.    En el próximo partido de nuestro seleccionado nacional, no ocupe Usted el banco de la Dirección Técnica. Ubíquese mejor en la tribuna, como una manera de hacer público su compromiso con la no violencia en contra de las mujeres.

2.    En asocio con las organizaciones de mujeres, de la Defensoría del Pueblo y de la Procuraduría Delegada para asuntos de la niñez, la juventud y la familia, promueva una campaña de sensibilización frente a este lastre de nuestra sociedad entre todos los hombres que hacen parte de los equipos de fútbol profesional.

3.    Invite a la Dimayor para que promueva un minuto de silencio el día 27 de agosto de 2011, al inicio de los partidos de la primera fecha del fútbol profesional, como manifestación de rechazo a todas las formas de violencia contra la mujer.

Juguémosle limpio a las mujeres.

Sinceramente,

Ángela Robledo Gómez
Representante a la Cámara
Miembro de la Comisión Legal para la Equidad de la Mujer

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *