Angélica Bello, la defensora de derechos humanos que hoy no está

Con gran pesar despedimos a nuestra amiga y compañera Angélica Bello que ayer falleció en confusos hechos en Codazzi (Cesar).

Angélica nos legó su temple, su convicción por la búsqueda de la justicia, su capacidad de resurgir como el ave fénix de entre las cenizas de su propia historia para convertirse en una líder, gestora de dignidad y activista de derechos humanos. 

Angélica de 45 años fue directora de la Fundación Nacional Defensora de los Derechos Humanos de la Mujer, desde donde trabajó incansablemente por las mujeres víctimas de violencia sexual; además se desempeñó como representante ante la Mesa Nacional de Organizaciones de Población Desplazada. 

Angélica comenzó a ser atacada en 2008, hechos que se repitieron en varias oportunidades y que ella denunció en todos los espacios posibles pero que aún siguen en la impunidad. A cuenta de esta situación Angélica tuvo que cambiar de ciudad cuatro veces y su nombre aparecía con insistencia en panfletos de las Águilas Negras en donde le ordenaban parar su activismo y la amenazaban de muerte. 

Hacemos un llamado a las autoridades competentes para que se establezca con claridad lo ocurrido ya que, Angélica por su condición de líder y activista amenazada, contaba con medidas cautelares y  un esquema de seguridad a cargo del Ministerio del Interior.

Ángela Robledo

Representante a la Cámara

Iván Cepeda 

Representante a la Cámara

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *