Un Chovinista Y Corrupto Jesucristo Blanco. Por Luis Alfonso Valderrama Florez

Hace ya unos dias, salió al aire nacional una noticia que me impacto de manera demencial, en el departamento de Santander de la mano de la gobernación, se destinaron más de 40.000 millones de pesos de regalías para construir un monumento excéntrico, una figura de cristo que según los medios nacionales superaría en tamaño al corcovado de Rio de Janeiro en un eco parque; todos se jactan, ‘’que orgullo’’ dirían algunos, mientras tanto en el municipio de Los Santos en el mismo departamento, la sequía producto del cambio climático azota a los habitantes con más de 30 dias sin lluvias, fuentes de agua agotadas y la necesidad de invertir una millonaria suma para mitigar los efectos de esta sequía, no solo ocurre en el municipio de los Santos, también en muchas regiones colombianas, basta con ver un noticiero para ver que en la guajira y en muchos departamentos del norte del país las condiciones climáticas requieren una intervención inmediata, ¿Cuáles son las prioridades del presupuesto nacional?.

¿Qué ocurre en el gobierno de la paz? La paz como dicen muchos, no es solo firmar un documento con los jefes de los grupos armados, es solucionar las razones de fondo del conflicto y una de ellas es el acceso al agua potable en las zonas más aisladas del territorio nacional, tarea que cada día está más lejos de cumplirse, entonces ¿Cómo puede ser pacifico el hecho de que recursos que podrían ser destinados a mitigar estas situaciones sean destinados para la construcción de un monumento religioso? ¿Acaso Colombia no es un estado laico?, pues si, podría yo afirmar que una forma operativa de la corrupción es permitir que el erario sea utilizado para derrochar en lo que no se necesita; con esos cerca de 43.000 millones de pesos se pudieron haber construido hospitales regionales, escuelas, acueductos, infraestructura, pero en lugar de esto esos recursos son para un monumento que personalmente opino yo, roza con lo absurdo; si bien el turismo podría atraer recursos a la región, no es una necesidad imperante frente al cambio climático y otras prioridades de infraestructura, puro chovinismo barato y fomentado con la plata de las regalías.

¿Porque esa millonada no fue invertida en la crisis climática del Casanare por ejemplo o para el acueducto en Yopal?, el presidente Santos debería tener los pantalones para destinar los recursos según las prioridades en la planeación regional, imagínense, una millonada mal invertida que pudo haber mejorado mínimamente la calidad de vida de los habitantes de la zona hostigados por la crisis ambiental y que fue destinada para un monumento religioso innecesario y absurdamente caprichoso, en el que el estado jamás debió haber invertido el más mínimo peso por su carácter laico.

Entonces presidente Santos respóndale al pueblo que lo reeligió ¿Por qué si hay plata para hacer un Cristo gigante en Santander y no para solucionar la crisis ambiental que afronta el país? ¿Por qué para hacer anuncios de incrementos en la mermelada y para nombrar ministros ineficientes (que más por meritocracia se nombran a dedo para tener más amigos políticos en la mesa), para eso si hay presupuesto y voluntad de paz?, pues señor Santos mientras lo piensa, en Santander metieron un Cristo para un eco parque por una millonada, pero un Cristo blanco, y no precisamente por el mármol utilizado para su construcción, lo llamare blanco porque esa estatua gigante es una forma de malgastar la plata, y eso se llama corrupción. Hablemos de paz, pero con dignidad y con coherencia, la corrupción no es sinónimo de paz. 

Nota: Opiniones de nuestros columnistas invitados no pertenecen ni reflejan necesariamente las opiniones de la Representante Ángela Robledo. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *