Ojo al Pot de Bogotá: seguimiento a su revisión

Congresistas de Colombia Humana y Lista de Decentes, en audiencia pública llaman la atención a la Alcaldía Mayor para ajustar la propuesta de revisión del POT de Bogotá D.C.

Bogotá, 10 de diciembre de 2018.- Ante la revisión que se realizará al Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Bogotá, los congresistas Ángela María Robledo, María José Pizarro y David Racero convocaron a una audiencia pública sobre el crecimiento urbano, el POT y conflictos ambientales, para tratar las dudas sobre las cifras demógráficas y la expansión que propone la Alcaldía Mayor. Esta audiencia se desarrolló en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes.

La propuesta de la revisión del POT fue radicada ante la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) el pasado 11 de noviembre por parte de la Secretaría Distrital de Planeación con el objeto de adelantar el proceso de concertación ambiental como primer requisito para la aprobación de este instrumento de planeación para la toma de decisiones sobre la expansión de la ciudad, la gestión del riesgo y la sostenibilidad.

La representante a la Cámara Ángela María Robledo de la Colombia Humana, en la instalación de la audiencia explicó que “esta es oportuna para poner las alertas con base en la información que dan los funcionarios del gobierno como de la CAR, la Secretaría Planeación Distrital, o del DANE que aborda puntos fundamentales como el aumento poblacional. Así mismo, se quiere trabajar sobre la experiencia de la anterior alcaldía de Enrique Peñalosa que desarrolló el POT sobre una proyección de ciudad que nunca se cumplió, y sobre las alertas que ya hemos emitido en audiencias sobre los cerros y la Reserva van der Hammen en las que denunciamos que el actual Secretario de Planeación del Distrito podría estar impedido por venir del sector de la construcción, así que queremos saber quiénes tomarán las decisiones, si están libres para hacerlo y a quiénes beneficiarán”.

Sobre la relevancia del POT, María José Pizarro, representante a la Cámara de la Lista Decentes, dijo que “el Plan de Ordenamiento Territorial es el instrumento de planeación más importante para la ciudad que debe hacerse con una amplia y democrática participación ciudadana, teniendo en cuenta las reglas de juego existentes y contando con información cierta como el censo del DANE que registra que la población en Bogotá está alrededor de 7,2 millones de personas, y no con cifras caprichosas”.

Para Pizarro “El POT permitirá definir la manera como la ciudad se adaptará al cambio climático, cuáles áreas de su geografía y qué bienes, recursos y riqueza natural serán consideradas estratégicas y vitales para su sostenibilidad ambiental y en qué grado serán protegidas por el Gobierno de la ciudad.  La concertación de los asuntos ambientales es crucial para la sostenibilidad de Bogotá y la región.  Aquí tiene que primar el bien común y no el negocio particular”, aseguró.

Por su parte, el congresista la lista Decentes, David Racero enfatizó: “el POT no es una política pública cualquiera, es justamente la política pública que planea, planifica, orienta lo que va a ser la ciudad en los próximos 12 años. Tengo varias preocupaciones ¿La ciudad que queremos construir estará a la altura de la mitigación y la adaptación al cambio climático? ¿Está planteándose, de manera estructural, la necesidad de crecer sin depredar el medio ambiente? ¿Será sostenible en términos de movilidad y construcción? Y por último, esta ciudad de la que estamos hablando ¿será democrática, en la que se pueda garantizar el goce y el disfrute del espacio público, de sus humedales, del medio ambiente y del territorio?”

En la audiencia pública intervinieron el director del DANE, Juan Daniel Oviedo; el director de la CAR, Néstor Franco; y el subsecretario distrital de Planeación, Antonio Avendaño, quienes presentaron respectivamente las cifras de crecimiento, el proceso de concertación ambiental y las proyecciones de la Alcaldía sobre las que sustenta su propuesta de POT.  Así mismo, organizaciones, activistas y expertos manifestaron sus inquietudes siendo la falta de participación y la ausencia de diálogo con la ciudadanía uno de los cuestionamientos principales. 

Desde el Congreso continuará el seguimiento a la revisión del POT exigiendo que responda a un sustento riguroso de las proyecciones demográficas, las zonas de riesgo y demás conflictos ambientales, que se dé en el marco de un proceso participativo que escuche las diversas voces que cohabitan la ciudad, y que proyecte un modelo de ciudad sostenible que permita la calidad de vida para toda la ciudadanía.

Prensa Ángela María Robledo: Margarita Velásquez, 3006115592