Nuestros actores colombianos

Nuestros actores colombianos

Mucho se dice sobre nuestros actores y actrices de Colombia. Se cree que son millonarios; que gozan de jugosos y numerosos contratos con todas las prestaciones sociales; que la fama y el reconocimiento nacional les da muchas ventajas en su vida cotidiana; que disfrutan una vida laboral, familiar y personal alejada de las crisis económicas y el desempleo; que la actuación no va más allá de una cara bonita y unos cuantos talleres de formación profesional; que se jubilan llenos de lujos y privilegios. En fin. Se dicen y se creen tantas cosas que por momentos se ignora la cruda realidad que actores y actrices sufren tras bambalinas, y se olvida la continua violación de sus derechos humanos. Se olvida así que muchos de ellos trabajan arduamente, nos entregan su vida en muchas de sus actuaciones y hoy trabajan asociados para exigirle al país la garantía de sus derechos.

El panorama actual es alarmante, y así lo expuse en una audiencia pública que organizamos el año pasado en el Congreso de la República. Decía, entonces, que no son pocos los actores, actrices y artistas que viven sin estabilidad laboral, sin pensión ni cesantías, con horarios de trabajo irregulares, en locaciones riesgosas, con cambios de reglas en los contratos, sin derecho a las regalías por las ventas y transmisiones de los productos televisivos en otros países, sin vacaciones o en condiciones de abuso laboral y discriminación.

Y, como si fuera poco, comienza a hacer carrera en los canales privados la transmisión de producciones extranjeras en las franjas de mayor audiencia, en detrimento de la televisión pública y nacional, y en contravía de la dignidad y el buen trabajo de nuestros actores colombianos. Por eso el próximo 20 de julio vamos a radicar en el Congreso de la República el proyecto de ley con el cual proponemos establecer un marco jurídico para el ejercicio de la profesión de actor en nuestro país, el cual es fruto del trabajo colectivo y pedagógico entre la Asociación Colombiana de Actores (ACA), diferentes organizaciones de artistas y de gestión cultural, y congresistas de varios partidos políticos.

El objeto de la ley no es otro que «establecer mecanismos que regulen el ejercicio de la actuación profesional en Colombia de tal manera que protejan los derechos laborales, culturales y de autor de los actores y actrices, que estimulen y exalten la excelencia, garantizando así la función como agentes culturales de los actores para la conservación, el desarrollo y la difusión de la cultura, el arte, la creatividad y la libertad de expresión artística».

Las razones para apoyar este proyecto son varias y de distinta índole, pero quiero citar las más importantes. Cito texto de ACA: 1) «Créanlo, la actuación es una profesión. 2) Los actores somos trabajadores y somos sujetos de derechos laborales y seguridad social. 3) La actuación es un trabajo creativo, como tal genera toda clase de derechos patrimoniales. 4) Con la pensión de los actores no se juega. 5) El teatro y otras disciplinas de la creación escénica son patrimonio cultural y el Estado debe garantizar a sus ejecutantes condiciones dignas para su ejercicio, impulsado de esta manera su desarrollo económico, social y cultural».

Dicho esto, por supuesto ciertas productoras, empresas privadas, algunos congresistas, empleadores y conglomerados económicos quizá se opondrán al proyecto, pero tengo la seguridad de que organizarse creativamente y movilizarse sin violencia valdrá la pena, como ha quedado demostrado en otras ocasiones anteriores. En esta oportunidad, serán los actores y actrices quienes, con su fuerza serena y potente, logren convocar a la ciudadanía a favor de esta causa.

Y así, aprobar el llamado «estatuto del actor» será un asunto de justicia, que abogará por una vida laboral y personal en condiciones de dignidad, como se lo merecen todas y todos los artistas, trabajadores, creadores y generadores de patrimonio e identidad cultural en nuestro país. Sin duda, aprobar este proyecto de ley será también un paso fundamental para la paz, la promoción del arte en Colombia y para la garantía de los Derechos Humanos. Por eso yo impulso la ley del actor en Colombia. ¿Y ustedes?

COLUMNA PARA EL PERIÓDICO LA PATRIA

http://www.lapatria.com/columnas/40/nuestros-actores-colombianos

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.