Alejo, mi crack. Por: Jáiber Ladino Guapacha

Para Alejo Espinosa

 

Los pies alados de los atletas

fatigan el suelo en tormentas de polvo

alrededor de la esfera que pulveriza ídolos.

 

Implacables, los administradores de justicia,

sentencian los errores, miden los aciertos,

castigan al arrogante que los desafía.

 

El sol abrasa en los espectadores,

la sed de gloria, el deseo de coronar

a los combatientes que se esfuerzan por vencer.

 

En ésta lucha, el arrojo de los rivales

no lo registra la sangre de las heridas en el pecho,

sino el sudor que el polvo ardiente evapora.

 

Son dos fuerzas telúricas que hacen temblar

el oro que esconden las rocas prehistóricas de

Guerrero y Miraflores.

 

Pero la sagacidad del venado se impone

por encima del choque de los toros:

certero, el aguilucho vence al arquero

haciendo de la portería el nido en que

cuatro relámpagos caen.

 

Gloria efímera la de mi grado diez

frente a sus hermanos de once,

sepultada en el polvo,

hecha cenizas por el verano,

pero eterna y vigente en este papel

que raya un tímido profesor

para celebrar a su pequeño crack.

 

Jáiber Ladino Guapacha

31 de julio de 2014, 6:00 p.m. Vía Guerrero-Quinchía.

Nota: Opiniones de nuestros columnistas invitados no pertenecen ni reflejan necesariamente las opiniones de la Representante Ángela Robledo. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *